Historia

Historia

Historia

Corría el año 1966 y Carlos Bracci padre se iniciaba en el rubro de Repuestos del Automotor. Fue así como su hijo Carlos, comenzaba sus primeros pasos de aprendizaje ayudando en el negocio de la Av. Humberto Primo.

Con el paso del tiempo Carlos hijo se convirtió en un idóneo del tema y en 1974 con apenas 22 años inauguraba  su propio negocio con el nombre de “La Casa del Rastrojero” en la calle Diagonal Ica de Barrio Talleres Oeste.

A partir de entonces comienza la historia de este nuevo emprendimiento, el cual  fue creciendo e incorporando nuevas líneas al rubro y haciéndose  fuerte en el mercado.


En 1996 con la implementación de la línea Ford iría suplantando a Rastrojero el cual dejaba de fabricarse por los años 80. En ese momento surge “Bracci Repuestos” como una renovación de la tradicional “Casa del Rastrojero” pero manteniendo siempre sus valores e ideales.
De este modo Carlos fue haciendo realidad su sueño propio que empezó como un pequeño negocio y se fue transformando en una empresa. Siempre lo acompañó su esposa Liliana y con los años se sumaría Sebastián su hijo, quién impulsaría con sangre joven, fuerza y  nuevas ideas  este equipo que trabajaba día a día para brindar lo mejor a sus clientes.


Comenzaba el año 2008 y la Empresa busca asesoramiento para seguir creciendo, es así como se incorpora su hija Carolina a este proyecto incluyendo el área de Recursos Humanos;  ahora sí  la familia estaba completa.
Con muchas ansias y el sueño de mejorar, crecer y brindar el mejor  servicio a sus clientes, al año siguiente se decide conformar el “Grupo Bracci”  sumando nuevos productos, servicios y la idea de nuevas unidades de negocios.


En el año 2009 gracias a un esfuerzo reiterado en el tiempo, al trabajo honesto e incesante y con los valores intactos la empresa está cumpliendo 35 años de vida. Es así cómo se hizo realidad el sueño de un joven con ansias e ilusiones de crecimiento.
Es por eso que “Grupo Bracci” sigue apostando al futuro, agradeciéndoles y brindándoles lo mejor a sus clientes y amigos que juntos han recorrido este largo y apasionante camino; ellos son su mayor Capital.